Oltra intenta aguantar el pulso político mientras Puig abre “un tiempo de reflexión para tomar decisiones”

“Esta gente no puede ganar. Es una cuestión política de defensa democrática. Porque si me lo hacen a mí, se lo pueden hacer a cualquiera”. La vicepresidenta de la Generalitat Valenciana, Mónica Oltra, está dispuesta a aguantar el pulso político que le ha llevado a ser imputada. La líder de Compromís y número dos del Gobierno valenciano defiende que la investigación que afecta a su ministerio, por la que tendrá que acudir a declarar, es una “caza política de la extrema derecha”, ya que la denuncia que origina parte del abogado que lidera el grupo ultra España 2000 y cofundador de Vox, formación que ha aparecido en la causa.

Publicación Relacionada :  Wimbledon by Star+ // Del 27 de junio al 10 de julio


La imputación de Oltra por la gestión de su departamento en el caso de abusos pone en aprietos al tripartito valenciano

La imputación de Oltra por la gestión de su departamento en el caso de abusos pone en aprietos al tripartito valenciano

Saber más

La titular de Igualdad y Políticas Inclusivas ha sido citada a declarar como investigada por el Tribunal Superior de Justicia de Valencia el próximo 6 de julio, en el marco de la gestión de su ministerio ante la denuncia por maltrato a un menor por la que tiene sido condenado su exmarido, entonces educador en un centro de menores. El TSJ la cita considerando que existen “una serie de indicios plurales que en su conjunto hacen sospechar la posible existencia de un concierto entre la señora Oltra y varios funcionarios a su cargo, con el propósito de proteger a su entonces pareja ( . ..) o proteger la carrera política del forajido”.

Publicación Relacionada :  Las mejores películas de terror que veremos (y ya hemos visto) en 2022

Pese a la investigación, la dirigente valenciana asegura que no dimitirá. Ni en ésta, ni en ninguna fase procesal. “Lo único que cambia tras la acusación es que me podré explicar ante los jueces”, ha dicho en la rueda de prensa posterior al pleno del Ejecutivo de este viernes. “Soy consecuente. Mi posición es ética, estética y política, no es una posición personal, que es lo que siempre me ha caracterizado”, reafirmó Oltra. En lugar de alejarse como exige la oposición, la número dos del Consell protagonizará este sábado un acto con su coalición, una intervención de reafirmación política con la que dan por iniciado el camino hacia las elecciones. Bajo el lema ‘cap al Tercer Botànic’ (Hacia el tercer botánico), que hace referencia al acuerdo de gobierno del PSPV, Compromís y Unides Podem, la vicepresidenta intervendrá junto a líderes del partido como el diputado en el Congreso, Joan Baldoví.

Publicación Relacionada :  La muerte del PRI – Public Awareness Weekly



La vicepresidenta y su formación mantienen la tesis de la la guerra de leyes, concepto anglosajón que define un aspecto de la judicialización de la política, una acción para influir en el Ejecutivo y el Legislativo que se lleva a cabo plantando batalla en los tribunales. En esa línea, consideran que las decisiones que tomen deben tener en cuenta el plano de la batalla ideológica. Si se va, sostienen, gana la extrema derecha. “Es una cacería política de la extrema derecha. Lo pueden ver en las redes, esto no tiene nada que ver con hacer justicia”, insiste la vicepresidenta, que en su comparecencia ha leído algunos mensajes del abogado que ha presentado la denuncia. “Me sentí mal, y no me olvidé, de que me llevaste al banquillo por llevar Viva España” o “Me la voy a follar sin tocarle el pelo. A ver si me dan una medalla”, con una noticia adjunta sobre el trámite judicial. “Este señor vino a mi casa a intimidarme a mí y a mis hijos con una máscara de película de terror”, detalló Oltra al recordar la denuncia que presentó.

La presión sobre el vicepresidente viene desde varios frentes. La judicial, con una imputación que formaba parte del calendario procesal y que se defenderá en los tribunales, pero también la política, que se da en el Parlamento autonómico en las sesiones de control, con la derecha azotando continuamente al Consell por este caso, y en las intervenciones públicas de los miembros del Ejecutivo. Sus compañeros de partido ratifican su “absoluta confianza” en ella y abogan por analizar “colectivamente” el tema político, como ha exigido el alcalde Joan Ribó, pero desde las filas socialistas se insta al presidente Ximo Puig a analizar en profundidad la cuestión.

El titular del Consell descartó este viernes tomar cualquier decisión en este momento y explicó: “Creo que la vicepresidenta ha dado muchas explicaciones en todo momento, en sede parlamentaria, en los medios de comunicación… Es evidente que ahora hay una nuevo hito desde el punto de vista jurídico, y ahora es el momento de la reflexión.” “Los tiempos jurídicos y los tiempos políticos muchas veces no coinciden, y ahora hay que reflexionar y tomar decisiones”, ha sostenido Ximo Puig.

En las últimas semanas se ha repetido la cuestión de si un líder investigado puede presentarse como portavoz del Gobierno, provocando que periódicos, radios y televisiones pregunten a todos sus miembros sobre este tema en cada comparecencia pública, desviando la atención de las medidas del Ejecutivo valenciano. . Y preguntado por este tema, en más de media docena de ocasiones este viernes, el dirigente ha sido tajante: “La presión está aguantando. Si no, te dedicas a otra cosa. “Estoy más presionado para acabar con la lista de espera de la dependencia” o los decretos que desarrollan la actuación del Gobierno; “La presión está en hacer bien el trabajo”, insistió.

Oltra vincula las preguntas y acusaciones al marco político, aunque también se le ha preguntado a nivel personal. Cuestionó si “vale la pena” el desgaste de dos años, reiteró: “Ni siquiera lo pienso. Y si lo hago, no creo que tenga la obligación de compartirlo. Esto es una política”. Cuando uno tiene convicciones, y mi carrera política lo avala, hay que saber aguantar la presión”.

Leave a Comment