Granada se llena de Fiestas

La mayor señal de que volvemos a la normalidad tras dos años de excepcionalidad enmascarada es la vuelta de las fiestas de verano en todo su esplendor. Durante 2020 y 2021 se intentó un vuelo hacia delante con aforo reducido, programas empequeñecidos o en serie más que en paralelo, el público sentado o repartido en zonas estancas en las que mirarse pero no tocarse, y siempre con mascarilla aprendiendo y ejercitando el lenguaje ocular gestual (lo bueno: no te pierdas, somos mucho más expresivos). Se trataba de hacer todo lo posible dentro de las imposibles normas sanitarias, un esfuerzo encaminado, como dijo en su momento un promotor, “a poder confirmar que estamos vivos”. En la parte prosaica, todo lo demás para sufragar los enormes gastos que supone un festival de estas características.

Según la Asociación de Promotores de Música (APM) en 2021 se recaudaron en Granada 3,8 millones de euros en conciertos de pop, rock y similares, y con el viento a nuestro favor este año puede que incluso superemos el doble que la cifra de 2019. antes de que el mundo se detuviera. Por datos de asistencia, la mayor parte de esa recaudación corresponde obviamente a la oferta del festival, por lo que corren buenos tiempos para la lírica. Se pudo comprobar hace un mes en En Òrbita, que su taquilla se agotó rápidamente, y por lo probado en otras citas la situación es muy parecida, hay ganas de salir a encontrarse, de celebrar la vida, y para eso nada mejor que reunirse con amigos (y desconocidos) en un festival de buen rollo, desparpajo y mucha música. “Cantando, bailando y sintiendo que la vida es el regalo más grande que nos han dado, y que vivirla desde esta ciudad es una de las experiencias más grandes que puede sentir un ser humano”, así finalizó Juan Pinilla su pregón del Corpus Christi, resumiendo el espíritu expansivo del momento que vivimos, y la ilusión con la que hemos salido a la calle. Por eso la oferta este verano es abrumadora en todos los puntos del país, incluida nuestra Granada, hasta el punto de que en algunos casos incluso se han encontrado con la falta de equipos de sonido y técnicos para llevar a cabo cualquier iniciativa.

Publicación Relacionada :  Avatar regresa con una segunda película después de diez años

granada pionera

En los años setenta del siglo pasado, a imitación de los grandes eventos internacionales como el mítico Woodstock, Monterrey o el Festival de la Isla de Wight (todos ellos con sus correspondientes películas), quisieron imitar esos espacios en la España del tardofranquismo. . de libertad. Citas como la de los festivales de León y Burgos (que provocan el delirio: “viene la porquería” decía la prensa en su momento (ahora se ignora: de las 250.000 personas de Viñarock hablan muy pocos), y recordada recientemente en un importante exposición en Madrid denominada ‘El pintor de canciones’), o las de ‘Canet’ y ‘Rocktiembre-Nos va la marcha’ (también con sus correspondientes películas), dieron la réplica ibérica a aquellos hechos legendarios.

Casualmente sería Granada, (sí, aquí), donde la fiebre festivalera volvería a estallar tan solo cinco años después. Y no es un precedente, que aquí han nacido muchas ideas que otros han acabado explotando, ya sean del mundo, habladas, jazz, reggae, salsa, festivales de autor… Somos expertos formados en parir y asesinar nuestro bien. ideas (ir a la hemeroteca de este periódico y comparar); así va Sucedió con Espárragorock, poniendo en escena a un centenar de grupos de todos los estilos durante varios días con notable éxito (hasta que el diluvio universal ahogó su futuro), pero el virus ya estaba inoculado. Y para ser justos, antes de que se inventara el término, el antecedente de los festivales ‘indie’ posteriores fue el Rockconpilas de Salobreña, patentando el modelo aunque todavía no había clientela para la música alternativa, convertida ahora en objeto de consumo mainstream para todos los públicos. De momento llegaría ‘la peste’, con más de 2000 festivales por doquier.

En términos globales, según la APM, la FMA (Asociación de Festivales de Música) y las empresas gestoras de entradas, previo a la pandemia, entre las veinticinco más importantes superaban los cuatro millones de espectadores, recogiendo en 2018 la cifra de 334 millones. de euros con un crecimiento de casi un 20% más cada temporada. ¿A alguien le sorprende que los fondos de inversión abandonen la construcción y hayan aterrizado en festivales de música? En eso estamos: si te llaman del banco para invertir imperiosamente tus ahorros, que sepas que tal vez te estén financiando los festivales de pop, rock o electrónica donde van los peques de tu familia. Es lo que es.

Y por favor, cuando vayas a divertirte a un festival, no olvides que en la parte invisible hay cientos de personas que lo hacen posible. Personas anónimas, muchas, a vuestro servicio, que sin ellas no sería posible el siguiente calendario. Cuando escribo este artículo, la infraestructura del festival gallego ‘O Son do Camiño’ en Santiago acababa de colapsar, dejando a varios de sus trabajadores gravemente heridos. Detrás de la fiesta y la difusión hay mucho esfuerzo, sudor y algunas lágrimas.

Sin música la vida sería un error

Lo siento por molestar. Pero no todo es tan feliz en la fesivalitis aguda. En muchos rincones del sector empiezan a surgir voces que dicen que estamos festejando por encima de nuestras posibilidades, que hay una ‘burbuja’ de festivales y efectos colaterales letales. Ciertamente algunos han caído antes incluso del acto de servicio porque no podían sostenerse, en muchos casos porque ha producido un crecimiento casi remate de los cachés de las bandas más deseadas, y otros porque la proximidad en el tiempo o en el espacio produce un choque de intereses en el público, que, no lo olvidemos, en Andalucía Oriental no es el más potente del país. Recordemos aquí la Monafest de Salobreña como aviso a los navegantes, que no volvían ni con el tótem Planetas.

Y digo más: otras voces más analíticas están detectando y alertando sobre los inminentes efectos secundarios de la ola festivalera, que cuando pasa deja una resaca letal en el tejido básico de la cultura musical: «si escuchas 50 grupos por 50 euros, ¿quién va a pagar entonces veinte por ver sólo uno?». Es la pregunta que se hacen todos los programadores de sala, el vivero donde nace y crece la música, y que se encuentran indefensos ante el rollo festivalero. Tanto como en algunas ciudades -recuerdan- ocurre con la oferta (en su mayoría gratuita) que hacen con dinero algunos Ayuntamientos y en los espacios públicos compiten “desleal y ventajosamente”, dicen, con su oferta diaria. Y no lo olvidemos, ahí es donde surge la música durante todo el año. No hay habitaciones, nada. Cero. Y «sin música, la vida sería un error», como ya decía Nietzsche. Echa un vistazo a la programación del país y… ¿Empiezan a ser casi todos iguales? no digo mas

Jesús Villalba – Jazz en la Costa

Me gusta recomendar la entrada del Festival, una oferta irresistible con el precioso cartel de Juan Vida de regalo, y una excelente oportunidad para disfrutar del Jazz, las playas del Mar de Alborán, la gastronomía mediterránea y el patrimonio de una ciudad milenaria como Almuñécar. A nivel personal, mis conciertos favoritos son los del reconocido baterista de Chicago Makaya McCraven, que abre nuevas vías de expansión al jazz, y en especial los del percusionista y vibrafonista etíope Mulato Astakte y el del gran músico francés Michel

Portal, una leyenda en la historia del jazz europeo. Tres conciertos emotivos e irrepetibles.

María Dolores Toro – Granada Latina

Con el festival Granada Latina queremos celebrar la llegada del verano bailando al son de la música que está conquistando el mundo. El reggaetón, el trap y el pop latino se han convertido en un símbolo cultural para toda una generación de adolescentes, universitarios y adultos jóvenes. Traemos a Granada algunas de las estrellas internacionales más demandadas. Un trío internacional de artistas brillará sobre el escenario: Jhay Cortez (ganador de varios premios Latin Billboard), El Alfa (conocido como el Rey de Dembow) y Ñengo Flow, que llena estadios en Estados Unidos y el resto del planeta. Entre las figuras nacionales, los favoritos del público son Omar Montes, RVFV, Morad, Juan Magán y Keen Levy, entre otros. La música sonará en El Cortijo del Conde el sábado 25 de junio, entre las 16.00 y las 6.00 horas. Estamos preparando todo para que sea una fiesta cómoda y accesible. Instalaremos carpas para crear espacios de sombra y frescor, habrá un área de restaurante abierta durante 14 horas y habilitaremos autobuses lanzadera de ida y vuelta para que las personas eviten usar su propio automóvil. Estamos abiertos a todos los públicos. Los menores de 16 años podrán acceder acompañados de un adulto, y entre los 16 y los 18 basta con una autorización.

Antonio Caba – Parapandafolk

No es que volvamos, sino que seguimos en la cocina, con las manos en la masa, y ya van 31 ediciones en este camino de 33 años (1990 a 2022), con los ingredientes de siempre: pasión, energía y espíritu crítico. En esta ocasión, el menú de nuestra pizarra ofrece cócteles y especialidades de hasta siete comunidades autónomas distintas y de Argentina, para saborear los bailes, la música, las palabras, los sonidos y los olores de la casi veinte agrupaciones participantes que, contando a sus integrantes uno a uno , se sumarían casi doscientas personas, las mismas que amenizarán las cálidas noches de finales de julio en Íllora. Para qué señalar uno u otro grupo, ya que todos los grupos, todos los conciertos son un descubrimiento constante y babilónico de música de raíz renovada. Además, como complemento, mantenemos el habitual y cada vez más amplio programa de actividades paralelas, destacando con luz propia el “V Foro Folclórico Ismael Peña del Patrimonio Cultural Inmaterial”, el Campamento Internacional de Voluntariado, el recién sembrado “Semillero Folki” ( talleres, cursos, etc.) y Ruta Nocturna de Senderismo, Hermandad de Fiestas Populares, etc., etc. Y como recomendación, una muy sencilla: reserva tu alojamiento rural en alguna de las más de 40 masías adaptadas, disfruta de una semana completa de sensaciones y degusta los primeros y segundos platos, con o sin postre, pero disfruta y vive el 31 Festival Parapandafolk.

Antonio Romero – Granadasound

Básicamente estamos tratando de recuperar la línea de la fiesta anterior a la pandemia: principalmente presentar los encantos de Granada a los muchos visitantes que vienen por primera vez a la fiesta; Promocionar la gastronomía y la belleza de lugares imperdibles como El Paseo de los Tristes o el Mirador de San Nicolás, por ejemplo, para que se enamoren de la ciudad. El Sonido de Granada es ante todo ‘Granada’. En la parte del ‘sonido’, de la música, destacaría que va a ser una edición de contrastes, entre los que ya están algunas míticas y consagradas Lori Meyers, que regresan de la pandemia a lo grande ante 25.000 personas. en casa, o casos como el de Rigoberta Bandini, que se ha convertido en un fenómeno no solo musical sino también social, y el de artistas que tienen mucha fuerza, como David Fernández, que está arrasando en la escena independiente. Como siempre, tengo que recomendar los terceros escenarios, donde juegan los que seguramente pronto serán los protagonistas.

Leave a Comment