COHEED Y CAMBRIA – ‘Vaxis – Acto II: Una ventana de la mente despierta’

Salvo que seas un auténtico fan del grupo, saber a estas alturas por dónde transcurre la historia de Armory Wars, protagonizada por los dos personajes que dan nombre a Coheed And Cambria, es casi tan complicado como explicar el universo Marvel en pocas palabras. alguien que no ha visto ni una sola de sus películas.

Para tratar de situarnos un poco, Vaxis – Acto II: Una ventana de la mente despierta es (como su título indica) la continuación de Vaxis – Acto I: criaturas no celestiales, los dos primeros volúmenes de una serie de cinco volúmenes que también forman parte de la gran ópera espacial que los neoyorquinos vienen construyendo desde sus inicios. En términos generales, la sinopsis trata sobre el escape de Coheed y Cambria de las garras de un tirano mientras intentan mantener a su hijo Claudio a salvo mientras huye. Más o menos ahí va.

Publicación Relacionada :  Spider-Man tendrá su primera versión LGBTIQ+ en Marvel

En lo meramente musical, nos encontramos con otro trabajo conceptual que recoge todos los tics que caracterizan sus discos. La intro ‘The Embers Of Fire’ se convierte en una repetición de ‘Old Flames’ con toda la pompa y epicidad que merece una superproducción. Y no lo digo a la ligera, porque la voz de Claudio Sánchez tiene tantos filtros como efectos especiales tiene una cinta. guerra de las Galaxias.

El guitarrista de pelo largo había prometido que en este nuevo disco trabajarían sin ningún tipo de limitación en lugar de darle a los fans lo mismo que siempre esperan de ellos. Y aunque algo de eso encontraremos más adelante, la tríada inicial formada por ‘Beautiful Losers’, ‘Comatose’ y ‘Shoulders’ (ojo con ese riff a lo Muse) lleva su sello: a medio camino entre las guitarras de hard rock y las de Claudio. melodías endulzadas.

Publicación Relacionada :  Thor: amor y trueno | El corte final de la película elimina escenas de Peter Dinklage y Jeff Goldblum

Pero las sorpresas empezarán a aparecer en ‘A Disappearing Act’. Con una base bailable cercana al indie y un estribillo que es una nube de algodón de azúcar, es seguramente la pieza pop más descarada que han firmado jamás. Incluye una sección con autotune que probablemente a más de uno le duela, algo que repite ‘Love Muder One’ (aunque el buen hacer de la sección rítmica en los versos acaba maquillándolo un poco) y ‘Bad Man’.

Son detalles puntuales pero acaban provocando ciertos altibajos a lo largo de la escucha. Principalmente porque también encontramos momentos destacables como la apabullante ‘The Liars Club’ (hacía mucho que no escuchaba un single tan completo de ellos) o ‘Rise, Naianasha (Cut The Cord)’ ya en la final. tramo. Es aquí donde Coheed And Cambria desata toda la artillería pesada y marca un ‘Window Of The Waking Mind’ barroco al exceso. Arreglos de cuerdas, punteos acústicos, pianos, coros de opereta… Claudio vuelve a marcar otra de sus locuras progresivas sin que nadie le detenga. Tal es la película que está montada que incluso va acompañada de otra melodía orquestal como créditos finales. Sólo le falta el “continuará…”.

Publicación Relacionada :  “Un psicópata es un egoísta sin escrúpulos” – Publimetro México

Para los que ya están versados ​​en su mundo particular, Veje – Acto II: Una ventana de la mente despierta Será otro trabajo digno de llevar su sello. Por otro lado, si nunca los has tragado, mejor mantente alejado.

GONZALEZ PUEBLA

Leave a Comment