Bombas Gens ante su gran reto

VALENCIA. Hace cinco años que Bombas Gens, el centro de arte impulsado por la Fundació Per Amor A l’Art, abría sus puertas por primera vez, un tiempo en el que el proyecto privado se ha consolidado como espacio expositivo y, al mismo tiempo, ha abrió la puerta a tantas otras iniciativas privadas que hoy dibujan una València cultural muy diferente a la de hace cinco años. Para muestra, un botón. Hace menos de un mes se inauguró el Caixaforum en el Ágora, centro al que pronto seguirá el espacio expositivo de la Fundación Hortensia Herrero. En definitiva, Bombas Gens nació con un objetivo muy concreto: compartir con el público la colección que habían ido acumulando durante años en privado, hasta ahora acompañados de Vicente Todoli. Y asi fue. bleda y rosa Fueron los primeros inquilinos, a los que pronto se sumó una notable lista de artistas, en su mayoría internacionales, que no solo han dado forma al calendario expositivo del centro, sino que han sido clave para construir su perfil de cara a un público que, en buena medida, No sabía su contenido.

Publicación Relacionada :  El 'smartwatch' Fitbit Sense al 41%, Alexa al 42%, el Airtag de Apple, una batidora de vaso porttil al 49% y otros chollos de Amazon

En estos años ha presentado al público valenciano los secretos de una colección formada por la obra de artistas como Garry Winogrand, Walker Evans, Xavier Ribas, Luigi Ghirri o Juan Uslé, entre otros. Además, en sus salas se han celebrado algunas exposiciones clave para completar la fotografía cultural de Valencia de los últimos cinco años. Algunos ejemplos notables como Restospor el artista indio Sheela Gowda; la exposición en torno a la obra del sueco Anna-Eva Bergman o infralevedel valenciano Inma Femenia, que abrió sus puertas unas horas antes de que se decretara el confinamiento. También es relevante para el proyecto el apartado patrimonial que, más allá de la propia rehabilitación del conjunto fabril, añade entre sus tesoros una bodega del siglo XV, un refugio de la guerra civil y una última sorpresa: un jardín con una escultura del luminoso Cristina Iglesias. La próxima pieza del rompecabezas llegará esta semana, con la inauguración de la exposición Tierra: una retrospectivaun Proyecto de el ultimo grito (Rosario Hurtado y Roberto Feo) en torno a su colección.

Publicación Relacionada :  Tom Hiddleston y Zawe Ashton esperan su primer hijo

El gran reto del centro será definir un futuro que parece muy diferente al de su nacimiento, no solo por el contexto, que es, sino también por su propia arquitectura interna. Fue en 2020 cuando llegó la gran transición en el centro, con la salida de Núria Enguita, que abandonó el proyecto para dirigir el Institut Valencià d’Art Modern (IVAM), a escasos metros de la que había sido su casa hasta entonces. Con ella, poco después, la coordinadora de actividades culturales y educativas de Bombas Gens, sonia martinez, que ahora ocupa el cargo de subdirector del IVAM. Está Sandra Guimaraes quien ahora toma la batuta -artística- del centro, aunque en una estructura algo diferente a la de hace cinco años.

Publicación Relacionada :  Una semana sin conectarse a las redes sociales puede mejorar la salud mental

    Foto: MIGUEL LORENZO

La salida de Enguita fue el inicio, como reveló este diario, de una cascada de cambios que provocaron una transformación casi total del esqueleto interno de Bombas Gens, con idas y venidas. Entre los fichajes destaca uno, el del técnico Juan José de Torres, cuya experiencia se centra en parques de ocio como Parque Warner y Terra Mítica, siendo también -hasta 2017- director general de Avanqua -empresa gestora del Oceanogràfic- y artífice del primer plan director del acuario valenciano para Parques Reunidos. Con este baile de nombres se perfilaba un centro renovado con unos objetivos también muy claros, tal y como explica el vicepresidente de la Fundació Per Amor a l’Art-Bombas Gens, susana lloret: trabajo centrado en la “sostenibilidad” del proyecto.

Publicación Relacionada :  Rumor: John Krasinski no interpretará a Reed Richards en Fantastic Four

Y, mientras tanto, Todolí se fue.

Una de las claves del cambio de modelo está en la propia colección Per Amor a l’Art, una colección que se desplegó en los almacenes de Bombas Gens en 2017 como un proyecto aún en construcción y que en 2018 fue reconocida con el premio ‘A ‘ a la colección de la Fundación ARCO. Fue en 2020, tras anunciarse la compra de la obra Cruz de Inma Femenía, que Susana Lloret declaraba: “El 2020 ha sido complicado, claro, pero la vida no para aunque las cosas se compliquen. Y para que una colección esté viva, necesita crecer”. Sin embargo, en estos casi dos años el proyecto ha avanzado en su cambio de rumbo y, con él, se ha tomado una decisión clave para su futuro: la colección está completa. La propia Lloret lo confirma en una entrevista publicada por Feria de la vanidad enero pasado. “Se acabó, porque estamos en una nueva etapa y tenemos que ser constantes. Llegamos a donde teníamos que ir”.

Publicación Relacionada :  Tibieza política – Public Awareness Weekly

La exposición dedicada a Luis García Berlanga, en colaboración con la Academia de Cine y en el marco de la celebración de los Goya en Valencia, ha sido, sin duda, otro claro punto de inflexión en el centro. “La colección Per Amor a l’Art sigue siendo la base de todas nuestras actividades […] Con lo cual, no podemos acoger propuestas que no estén relacionadas con la colección. No somos un contenedor”, declaró Enguita, entonces director del centro, en 2018. Y, aunque durante años la dirección había descartado abrir sus salas a proyectos que no fueran los propios y con la colección como eje, con Berlanga se la gran excepción, ya que cedieron una de sus habitaciones a un proyecto externo.

Publicación Relacionada :  El error de 'Stranger Things' que Netflix va a cambiar en la segunda temporada

Foto: ROBER SOLSONA / EP
Esto, tanto el freno a la colección como el extraordinario movimiento con la exposición de Berlanga, han sido, según ha podido saber este diario, dos de los principales motivos que han dejado fuera de la ecuación de Vicente Todolial igual que informó este diario en abril. Fuera del centro, sí, aunque no del todo, ya que seguirá siendo patrono de la fundación, pero sin ser asesor de la colección. Por otro lado, esta apertura de Bombas Gens ha generado nuevas alianzas que se han trazado en una doble vía: por un lado, promocionando la propia colección; por otro, convertir el espacio en un lugar para eventos fuera del mismo. Así lo demuestra la reciente colaboración con la compañía de artes escénicas Olympia Metropolitana, a través de la cual llevaron algunas obras a los teatros que gestionan. El espacio también ha estado vinculado a festivales de música como Deleste, que llevó parte de su programación a la antigua fábrica.

Publicación Relacionada :  Cómo ver el catálogo de streaming de otros países con más contenido

Con el proyecto en pleno rediseño, el futuro de Bombas Gens pasa necesariamente por la concreción de ese cambio de rumbo que marcará la realidad de sus salas en los próximos años. Con la colección completa, además, su relación con los agentes artísticos cambia necesariamente y, por tanto, repercute en su plan expositivo. También es importante tener en cuenta el nuevo contexto cultural. Cuando llegó Bombas Gens fue casi una excepción; ahora tiene que convivir (o incluso competir) con nuevos espacios como el recién inaugurado Caixaforum, ubicado en el gran epicentro del turismo que es la Ciutat de les Arts i les Ciències, o el futuro Centro de Arte Hortensia Herrero, que abrirá sus puertas el próximo año en un renovado Palau dels Valeriola, a escasos metros de la plaza de la Reina y en un contexto artístico que incluye otras instituciones como la Fundación Bancaja o galerías como Luis Adelantado. Cinco años después, Bombas Gens sigue mirando al futuro.

Publicación Relacionada :  Vuelve el cine a los pueblos de Huelva

Leave a Reply

Your email address will not be published.