Algoritmo sensible, élites insensibles: el problema de raíz del capitalismo 4.0

Recientemente se supo que el gigante tecnológico Google suspendió a un ingeniero de su planta tras revelar que una Inteligencia Artificial tiene vida propia. “Es sensible”, dijo Blake Lemoine, refiriéndose al chatbot LaMDA, un acrónimo de Language Model for Dialog Applications (El descubrimiento, 13/06/2022).

Rápidamente llegan a nuestra imaginación películas y series que hablan de un futuro distópico, donde una especie de “dictadura cyborg” domina la tierra. No nos interesa aquí filosofar sobre el límite entre lo posible y lo imposible, sino más bien problematizar sobre las características de esta transformación tecnológica, que es objetiva, material y pretende parecer irreversible.

Del Foro Económico Mundial, que se reúne año tras año en davos, predicen los escenarios de un futuro que desafía la imaginación del mejor cineasta. En los últimos tiempos, este Foro, donde una nueva aristocracia financiera y tecnológica resuelve una serie de objetivos estratégicos que luego son operacionalizados e impuestos como decisiones políticas para toda la humanidad, ha venido proponiendo el “Gran Reseteo”, iniciativa que llama a conformar una economía recuperación y dirección futura de las relaciones globales en nombre de una supuesta prosperidad para todos.

La guerra, la pandemia y la destrucción del planeta asedian al mundo como si fueran las Plagas de Egipto. La diferencia es que no se trata de un relato bíblico, sino de la obra de un capitalismo insaciable que, lejos de todo lo que vociferan los libertarios, se muestra como un sistema incapaz de garantizar la continuidad de la vida humana. La ONG Global Footprint Network anunció que el próximo 28 de julio será el “Earth Overshoot Day 2022”, y marca la fecha en la que la humanidad utilizará todos los recursos biológicos que la Tierra regenera durante todo un año calendario.

Publicación Relacionada :  PREVISIONES EFE NACIONAL. Jueves, 23 de junio de 2022

A esto se suma una inflación mundial descontrolada, una economía que no crece, un enorme aumento en el precio de los alimentos y de la energía, que realmente nos hacen pensar que el escenario futuro es catastrófico. Será la prolongación de un presente que ya es. Un simple ejemplo es suficiente para medir la escala del asunto: Andrew Bailey, gobernador del Banco de Inglaterra -cuna histórica del capitalismo- se disculpó con los parlamentarios británicos y anunció “aumentos apocalípticos en los precios de los alimentos a nivel mundial”, lo que generará “una hambruna mundial” (Clarín, 17/05/2022).

Publicación Relacionada :  STAR+ se muda a Silverstone para un gran fin de semana de automovilismo

En economía política se sabe que, dentro del capitalismo, un mayor desarrollo de la ciencia y la tecnología produce un mayor desprecio por el trabajo, ampliando la brecha entre una clase trabajadora calificada, que los estrategas de marketing llaman “colaboradores” y tientan con salarios en dólares, y una ejército de trabajadores con “conocimientos obsoletos” condenados a la precariedad, formando como remanente una “clase inútil” que se traduce en un aumento del desempleo y la pobreza a escala global.

Los CEOs del mundo lo saben muy bien. Elon Musk ya habló sobre el tema en 2017, cuando en la Cumbre Mundial de Gobiernos argumentó que “cada vez habrá menos trabajos que un robot no pueda hacer”, por lo que “surgirán nuevos trabajos en los que es fundamental combinar la inteligencia humana con inteligencia inteligencia artificial para empoderarlos Será necesario implementar algún programa contra el “desempleo masivo” (Forbes, 26/08/2021).

También Barak Obamaexpresidente demócrata de USA, en su participación en el Digital Entreprise Show (DES 2022) yexplicó que, sin duda, la automatización “va a reducir el número de puestos de trabajo que realizan tareas repetitivas. Lo que necesitamos es volver a imaginar cómo se distribuye el trabajo, es posible que tengamos menos trabajos que antes. Necesitamos tener esta conversación ahora para que cuando llegue toda esta revolución estemos preparados. No estamos anticipando qué tan rápido se producirán estos cambios. Ahora debemos considerar el viaje de cuatro días debido a la llegada de la inteligencia artificial” (Los españoles, 14/06/2022).

Publicación Relacionada :  ¿Disney y Marvel realmente dan visibilidad a la comunidad LGTBI?

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) afirma que tenemos una población mundial de 8.000 millones de personas, donde la fuerza laboral que hoy se emplea es de 3.300 millones de personas, de las cuales 2.000 millones tienen trabajos informales y apenas 1.300 millones con trabajos formales, con derechos garantizados. . En otras palabras, el trabajo “decente” solo emplea al 41% de la población económicamente activa a nivel mundial.

En cuanto a las proyecciones para 2022, la OIT, en su informe “Perspectivas Sociales y del Empleo en el Mundo 2022”, también prevé un aumento récord en el número de desempleados, tras dos años de crisis por la pandemia, al señalar “daños potencialmente duraderos en el mercado de trabajo”. ”, aumentando el excedente de población activa (OIT, 17/01/2022).

Publicación Relacionada :  El juego de las 'Mariquititas', imagen de la campaña de Diputación por el Día Internacional del Orgullo LGBTI+

El Instituto McKinsey publicó en un informe que se sumará un 5% adicional de trabajadores al 22% de la población que ya era vulnerable antes de la Pandemia del Covid-19. El Informe estima que cerca de ocho millones de personas podrían verse desplazadas de sus puestos de trabajo por este proceso de automatización y digitalización para 2030, es decir, dentro de 8 años.

Estamos describiendo cómo el Salario Básico Universal y la Reducción de la Jornada Laboral son también, para las élites económicas dominantes, elegantes salidas del atolladero civilizatorio en el que han colocado a la humanidad entera tras haber transnacionalizado y digitalizado los mecanismos de extracción de plusvalía. . Proyectos de ley que intentan regularlos, circulan por los parlamentos del mundo para ser debatidos e incorporados, con matices, a la política de Estado de sus países.

Publicación Relacionada :  'Vive mi vida' con deporte y música

En Inglaterra se supo recientemente de una prueba piloto en 60 empresas, que redujeron su jornada laboral a 4 días a la semana. También se han informado casos en Islandia, Japón y Suecia. Argentina no es la excepción, hay proyectos de ley circulando en la Cámara de Diputados por ambos temas.

Esto nos deja con dos interrogantes fundamentales. Por un lado, que producimos lo mismo o más en menos horas de trabajo formal. Por otro lado, surge inevitablemente una pregunta sobre qué ocurre con el tiempo de ocio, o el “tiempo disponible” que se libera en los días y horas que “no se trabajan”, dado que los límites entre nuestro tiempo de ocio trabajan y nuestro ocio el tiempo se desdibujan con la irrupción masiva de la virtualidad.

Publicación Relacionada :  fechas confirmadas y como conseguir los mejores descuentos

En esta época de claroscuros, los grandes avances de estas “nuevas fábricas” -las plataformas digitales a las que accedemos desde nuestros dispositivos móviles- generan condiciones extraordinarias de producción y apropiación de riqueza en función del tiempo (no remunerado) que dedicamos al frente de nuestras pantallas múltiples, lo que permite ganancias excepcionales y la capacidad de moldear el comportamiento de la humanidad de maneras cada vez más sofisticadas.

¿Ya ni siquiera tenemos nuestro tiempo libre? ¿Existe una apropiación aún mayor del tiempo social disponible? Si el tiempo de trabajo necesario para que este sistema funcione ya está reducido al mínimo, porque la tecnología hace por nosotros lo que antes sólo era posible a través de la acción humana, ¿quién se apropia de ese tiempo disponible que la humanidad en su conjunto ha liberado? debido a la revolución tecnológica en curso?

Publicación Relacionada :  naiz: agenda - La Alhóndiga proyectará producciones internacionales de ópera al aire libre

Las distintas propuestas sobre el Salario Básico Universal y la Reducción de la Jornada Laboral son iniciativas que se configuran como un paliativo a este nudo gordiano que, con mucho, las trasciende. Creemos que la pregunta que se plantea debe ir acompañada de una discusión profunda sobre el régimen de propiedad de los sectores estratégicos de la economía contemporánea, y cómo los sectores económicos “intensivos en conocimiento” se apropian de la riqueza que la humanidad en su conjunto produce en la digitalización. y virtualización de la vida económica, política y social.

Publicación Relacionada :  Un tráiler filtrado de Stranger Things revela grandes problemas para los Hawkins Boys

Más allá del dilema ético sobre los grados de humanización que puede adquirir la Inteligencia Artificial, el problema es que, a pesar de que la automatización de los procesos productivos alcanza límites imprevistos, el ser humano sigue siendo el único capaz de producir riqueza.. El trabajo social, en su sentido más amplio, es la actividad creadora que posibilita el desarrollo científico y tecnológico de las mismas. Cabe preguntarse, entonces, si estará al servicio del bienestar de quienes trabajan o seguirá bajo la lógica de un capitalismo en el que la manta es cada vez más corta.

Publicación Relacionada :  fechas confirmadas y como conseguir los mejores descuentos

Leave a Comment